sábado, marzo 05, 2005

Manifiesto del CCLMA: Comentarios y Propuestas


El Colegio de Compositores Latinoamericanos de Música de Arte (CCLMA), integrado por compositores de reconocida trayectoria, publicó el año 2000 un manifiesto en el cual señalan problemas concretos que enfrentamos los compositores latinoamericanos para lograr la difusión de nuestras obras. Las dificultades más frecuentes para esta empresa se señalan al final del documento, en 9 puntos. Para poder comentar estos 9 puntos de manera más clara, los he agrupado en 3 categorías: dificultades relacionadas a la ejecución de las obras, dificultades económicas, dificultades relacionadas a la distribución de los recursos disponibles.

Dificultades Relacionadas a la ejecución de las obras

El manifiesto del CCLMA señala como dificultades en este campo:

1. La incomunicación tradicional en nuestro continente y la deficiencia en la instrumentación actualizada de los medios de comunicación para fines artísticos.
2. La limitada, indiferente o parcial generación y distribución de grabaciones y publicaciones de obras.
3. El número limitado de ejecutantes profesionales para interpretar con propiedad la música contemporánea.
4. La comercialización de orquestas y festivales que, ante la situación creada con el público y con la mayoría de artistas y directores, favorecen sistemáticamente la programación de las obras consagradas del repertorio europeo, por significar éxito seguro de taquilla (con la ventaja de que no importe para ello la calidad de las interpretaciones), relegando a los creadores propios ­sin que ello inquiete a nadie­ o invitándolos esporádicamente, pero sólo con el objeto de no tener que justificar su habitual proceder.

La tecnología actual nos ofrece un excelente medio con el cual atacar los problemas mencionados en los puntos 1 y 2: el internet. Mediante el uso de esta herramienta podemos hacer un contrapeso a la ausencia de nuestra mùsica en los medios de comunicación tradicionales. El primer paso para sacar provecho de este nuevo medio de la publicación de nuestras grabaciones y partituras en él. El segundo paso es la promoción de nuestra música dentro del mismo internet usando las herramientas disponibles (foros, comunidades web, radios, etc). Ambos pasos son económicamente realizables en el corto plazo. Será necesario realizar una inversión de tiempo informarse y planificar su realización.

Si bien el número de interpretes comprometidos con la música clásica contemporánea es limitado, tal como menciona el punto 3, no hay que perder de vista que están allí, y podemos trabajar con ellos. En la medida en que promocionemos los valores de nuestra música efectivamente, el interés por ella crecerá crecerá entre en nuestra comunidad musical.

Debemos tomar en cuenta que las orquestas y los festivales enfrentan su propia problemática económica, y se encuentran en la necesidad material de hacerse rentables a sí mismos o desaparecer. Sólo puedo pensar en dos soluciones que nos permitan mantener un presencia en las orquestas y los festivales: encontrar una institución que subsidie la programación de nuestra música, o lograr que la programación de nuestra música sea rentable. Dada la generalizada escases de fondos en nuestro países, no tengo fé en la primera alternativa. Por otro lado, estoy convencido del valor de la música que producimos, y creo firmemente en que este convencimiento, que compartimos los compositores, puede ser comunicado a un amplio sector de nuestra población. Mi conclusión entonces es que debemos realizar esfuerzos para ampliar el mercado de la música clásica contemporánea de manera que sea rentable incluirla en las programaciones de orquestas y festivales.

Dificultades Económicas

El manifiesto del CCLMA señala como dificultades en este campo:

1. El nulo, poco o inadecuado otorgamiento de recursos por parte de la mayoría de los gobiernos.
2. La casi inexistente aportación de sociedades filantrópicas o comerciales.
3. La deficiente protección de los derechos de autor y, en los casos en que se cubren, el saldo es casi simbólico.
4. La inexistencia de encargos de obra, y cuando excepcionalmente los hay la paga es reducida y frecuente el enlatado de las partituras entregadas.

Debemos seguir insistiendo en la conveniencia de que nuestros gobiernos otorgen mayores recursos a la actividad artística para solucionar el primer punto. Si la argumentación utilizada no ha conseguido hasta la fecha lograrlo, creo que debemos ensayar nuevas formas de aproximación a este tema. Nuestros gobiernos suelen estar enfocados en consideraciones económicas. Podemos dialogar con nuestras autoridades usando su mismo lenguaje, señalandoles las ventajas materiales concretas de incrementar el presupuesto destinado a la actividad artística. También debemos continuar el trabajo realizado para lograr beneficios tributarios para las sociedades filantrópicas o comerciales que inviertan en la actividad artística.

El tema de los derechos de autor es particularmente sensible en nuestro siglo debido las posibilidades de intercambio de archivos ofrecidas por el internet. Ante la imposibilidad de controlar a todos los usuarios de la red, es posible que los compositores tengamos que dejar de lado la venta de discos como una fuente de ingresos.

Al respecto del 4to punto: nuevamente, el internet ofrece nuevas posibilidades. El siglo pasado los compositores latinoamericanos estabamos limitados a nuestros mercados locales. Gracias a la nueva tecnología nuestro campo de acción de ha multiplicado. Las herramientas ya existen. A los compositores nos toca informarnos y hacer uso de ellas.

Dificultades relacionadas a la distribución de los recursos disponibles

El manifiesto del CCLMA señala como dificultad en este campo:

1.La desjerarquización de los verdaderos compositores, debida a una equivocada «democracia» en la programación de ejecuciones, la distribución de recursos y la asignación de becas y reconocimientos.

Es necesario considerar si la aplicación de un criterio equitativo en las areas mencionadas pueda ser contraproducente. Desde mi punto de vista, la creatividad es consecuencia del libre flujo de información. Aquellas sociedades que promuevan un mayor intercambio de información entre sus individuos serán más creativas y productivas. Por supuesto, cuando el volumen de la información circulante es demasiado grande se presenta la necesidad de ordenar esa información, pero la sociedad ofrece multiples herramientas para ello, y cada individuo tiene sus propios métodos para elegir qué información prioriza y cual descarta. Desde este punto de vista la aplicación de un criterio equitativo es más bien una ventaja para todos los compositores y nuestra sociedad.

Quiero concluir estos comentarios señalando la gran importacia que tiene para nuestros países la publicación de un documento como el manifiesto del CCLMA. Documentos como este determinan cual es la agenda de los compositores para los siguientes años. Los siguientes pasos son la organización de los compositores y la elaboración de un plan de trabajo que nos permita superar las dificultades señaladas en este valioso manifiesto. De nuestras futuras acciones depende solucionar esta problemática.

6 comentarios:

LEONARDO BARBUY dijo...

comentario 1:

sadiel,
¿luchas tu por la música contemporánea, clásica contemporánea, libre, o mejor dicho, cocodrilo?¿cómo así?me gustaría saber qué has realizado en favor de esta lucha.

gracias

Sadiel Cuentas dijo...

Hola Leonardo. Bienvenido a nuestro blog.

Mi aporte a la empresa de difundir la música de los compositores clásicos contemporáneos es pequeño: información, propuestas y promoción en la lista de interés de Circomper, mi página web y este blog. Todo en cantidades modestas, de acuerdo a mis posibilidades actuales. ¿Tú pregunta está relacionada con los comentarios al manifiesto del Colegio de Compositores?

LEONARDO BARBUY dijo...

comentario 2:

-si, totalmente.

-¿a que te refieres con "de acuerdo a mis posibilidades actuales"?

-entonces si luchas
¿por que lo haces?

LEONARDO BARBUY dijo...

comentario 2:

-si, totalmente.

-¿a que te refieres con "de acuerdo a mis posibilidades actuales"?

-entonces si luchas
¿por que lo haces?

Sadiel Cuentas dijo...

Yo no lo veo como una lucha. Lo veo como un trabajo. Soy compositor y estoy interesado por que la música que escribimos mis colegas y yo tenga mayor difusión. Eso no va a caer del cielo, hay que organizarse y chambear, y nadie va a venir a hacerlo por nosotros, de manera que manos a la obra.

Con "de acuerdo a mis posibilidades actuales" me refiero a que me gustaría hacer más, pero en este momento no puedo dedicarle más tiempo a esta tarea.

¿De qué manera se relaciona tu pregunta con el manifiesto del CCLMA?

Gato Negro dijo...

Estoy mayormente de acuerdo con los comentarios de Sadiel al manifiesto del CCLMA. Quisiera enfatizar que la generación de compositores que conforman dicho colegio de manera generalizada ha esperado que los gobiernos solucionen sus problemas, especialmente los económicos. Sobre todo ahora, que se han ubicado sobre las nubes por encima de todos los demás compositores de la región. Por eso, nuestra respuesta ha de encaminarse a buscar nosotros las oportunidades y recursos y no esperarlos de nadie. Y aquí nos encontramos con una disyuntiva, pues por un lado se reclama la falta de apoyo para la difusión, pero también la falta de recursos económicos como retribución por el trabajo musical (del compositor). El uso del Internet nos permitiría llegar a más público, pero si bien podríamos crear sitios de paga, lo lógico es que la difusión de nuestro material en línea sea absolutamente gratuita. Y esto no pone en una situación incómoda desde el punto de vista económico, aunque implique una mayor difusión. Renunciar a recibir ingresos por la venta de discos, por ejemplo, es renunciar al derecho de recibir una remuneración por nuestro trabajo. Claro que se pueden buscar soluciones intermedias, pero no hay que olvidar los principios que debemos mantener.

Por otro lado, es cierto que la mayor información favorece la creatividad, pero no es consecuencia directa del libre flujo de la misma. La creatividad se desarrolla mejor cuando los individuos hacen uso más eficientemente de mayores volúmenes de información, pero para esto es necesario otros factores que no discutiré aquí pero pueden ser motivo de otro artículo. (Por lo pronto, quizá sirva mientras este enlace